Globered
Consigue tu propia página web

ESCRITOS Y POEMAS DE MARIO DANIEL BARAVALLE

0 0 0

El porqué de los no cambios y la explotación

Por: mario250 | Publicado: 24/10/2015 07:18 |

         Porqué la gente se niega a cambiar.

Creer sé cree siendo libre, crear se hace en el libertinaje ante lo observado un herencia compartida por fe aunque en la responsabilidad desde nuestra conducta está la realidad en la vida recibida que libre en la conciencia tiene un limite historico, porque quienes aman más las cosas mundanas encontradas en su obra incrédula viendo el desafecto de la voluntad y fuera de la paciencia del manejo de la palabra con tanta manifestación de noción de la historia caracteriza demujestgra lo opuesto a la mejora de conducta que reviste rigiéndose en los tesoros mundanos a su eje en la esclavitud intelectual y en interpretaciones de posesión con separación en conocimiento de las escrituras, relacionando los comportamientos del mundo conociendo los útiles que se nos presentan movidos por inventarios que están exhibidos para que la herencia terrenal manifieste su hechura, pero no sabiendo como es el exterior que incorpora la enseñada en acepción de la persona hoy la personalidad. Y el interior hoy el valor de la identidad donde la persona desarrolla la integridad sólo en la fe milenios de entendimiento distinto a valorización de existencia con vida, porque para no perecer en incredulidad se debe elegir de lo que se sirven a elección que complace con lo estable la manera estable de lo que se creía. Es mérito de ficción repartir a manera de enseñanza la antigüedad sabiendo que en costumbres vanas se arrollaron a espaldas de Dios remarcando la mala fama en la intención que a gran espacio del entendimiento por las práctica de costumbre persiguen donde están la plagas, teniendo en el hoy la pena máxima hacia la elaboración de la integridad es decir prestando voluntad la pierden, es decir negando a Cristo no se es integro por razón juzgada y establecida no por mí sino de parte de la negación que obra de copa elegida, no que otro sea culpable sino uno mismo que se priva, cosa que no fue instituida para aquellos que hacen vida nueva. Los pasos de la honestidad descubren en lo que el hombre deja o se hace responsable, nadie puede ser honesto por lo preparado por otro ello los facilita a ser prejuicios, es hidalguía que uno no conoce del andar que tiene, aún demuestre otra integración de la parte que lo califica o de la forma que vive. Hablo del hombre procedente de carácter y del peso moral que tiene su contenido carente cada vez que logre dar un paso de fe. La fe existe dejando la rebeldía indeseable de la persona apuntalada por las cosas vistas en la elección con lo atrayente que roba identidad de cara a lo que influye conocimiento en maneras y formas propuestas a razones. Para él que vive de la vida familiar una cosa es que conozcas los límites que integra tu vida con una razón capaz de discernir porque los que te darán a conocer no tienen timonel alguno abandonando seres vivos a su falta de identidad, y se placen carentes de preocupación conscientes para demostrar inocencia y de la historia son un negociado proyecto para sentir la vida al aplicar realidades al paso de la existencia tenidas a raíz, de que las cosas que existen de lo corporal se apliquen a rigor sin entender la letra o palabra, y otra cosa es que te deban limitar los injustos partiendo tu imagen con la vieja obra sin fe. Donde el viejo mundo continúa a expensas de lo que vaya a fundar la vida en otro de ese modo se ha fomentado la incredulidad sólo que a la relación y evolución le hace con peregrinaje violento manoteando lo oculto. El arrepentimiento no es la forma más popular con lo conocido por el hombre, y sí a ello le sumamos que se lo tiene como una instancia manejado por la justicia terrenal, por un juez donde uno puede pasar a hacer lo que le hacen comprender o interpretar otros con impiedad, todo pasa a aceptarse dentro de costumbre, y vinculaciones nublándose en completo equivalente de gusto sin definir al proceder por lo cual también conocemos y asociamos el mundo no arrepentido, no porque sea distinto, sino porque venera la culpa de sus valores de complicidad. (Ello sometido es rigor en porfía representado por lo árido o decir no hace falta ir al desierto temido por la comprensión de no querer pasar sed y sin embargo hay que ver sí se cumple la ley...El que hace maldad se olvida hasta la memoria y enferma. Lo expuesto viene a tomar de carácter terrenal y lo que razone desde opiniones en posturas, generacionales declaradas por la vista respondiendo a la noción que ha alterado los valores de conmociones, hendiendo de ámbito superficial una supuesta inventiva. A la parte de la historia repasada le gusta actuar pensando hábilmente, erizando su muro sentimental, no reflexionando lo que hace qué uno titulado no decida marcado de la vivencia por juicio y conserve lo inútil como gran servicio, vinculado a su excepción pasional, y anule con motivación o no viva con madures de vejez haciendo qué los vicios lo decidan por genealogías en desarrollos indirectos del mundo fósil, a través de conductas se puede ver o saber qué es un día nublado o una gran manera de ellos, y muchos cambian la rectitud por lo añoso. (Lo viejo es sumisión tiene seleccionada su política del caso a su engaño no se debe acudir por ayuda a los incrédulos sólo cumplir con lo establecido de las instituciones) El ser adhiere lo que la naturaleza permite, dé todos modos cada uno tiene su responsabilidad al generar y crecer, de lado fértil porque lo expuesto vive otro aroma. Se debe dejar lo que es inútil a la vida ello se adeuda pendiente y se junta en contra de la vida.

 

Comenta